LA NUEVA LEY DEL CINE:PRODUCTORES PSEUDOINDEPENDIENTES

LA VIDA SIGUE IGUAL…

Ya tenemos nueva ley de cine, y los productores independientes estamos de enhorabuena y más contentos que unas castañuelas, ya que no tocan la definición de Productor Independiente. Sí, esa que hace 15 años nos colaron, para tranquilidad de las teles de la época (aún no habían plataformas) que habían amenazado en llevarla a los tribunales al ser obligadas a destinar un 5% de sus ingresos de explotación a financiar películas, tv movies, series y documentales de esas productoras independientes. El legislador sensible siempre a los intereses generales incluyo en la ley del 2007 la siguiente definicion para considerar a una productora como independiente:

«Productor independiente:

1. Aquella persona física o jurídica que no sea objeto de influencia dominante por parte de un prestador de servicio de comunicación/difusión audiovisual ni de un titular de canal televisivo privado, ni, por su parte, ejerza una influencia dominante, ya sea, en cualesquiera de los supuestos, por razones de propiedad, participación financiera o por tener la facultad de condicionar, de algún modo, la toma de decisiones de los órganos de administración o gestión respectivos.

Sin perjuicio de otros supuestos, se entenderá, en todo caso, que la influencia dominante existe cuando concurran cualesquiera de las siguientes circunstancias:

 2.º La posesión, de forma directa o indirecta, por un prestador de un servicio de comunicación/difusión audiovisual o un titular de un canal televisivo de, al menos, un 20 por 100 del capital social, o de un 20 por 100 de los derechos de voto de una empresa productora….»

O sea, se considera que ES una Productora Independiente si, un prestador de servicios (léase, Televisiones y Plataformas) SOLO posee el 19% de una productora.

Por poner un ejemplo; Si mi productora está participada por el 19% de Atresmedia, o Mediaset, y destinan su 5% de ingresos de explotación a mi productora independiente, no llega al 20%, eso es legal, y el resto de productoras que no están participadas por uno de esos dos prestadores de servicios, no pueden reclamar legalmente nada, ya que les faltaría ese 1% para dejar de ser independientes. Me quedo mucho más tranquilo.

Ningún productor independiente dijo nada, ni una queja, ni un lamento al aprobarse semejante barbaridad que regalaba de facto ese 5% a las televisiones, y dejaba a las Productoras Independientes sin esos millones que el Gobierno si descontó de las subvenciones.

En cambio en la propuesta del nuevo proyecto de ley, los productores ponían el grito en el cielo por el redactado del siguiente texto como definición de productor independiente: “la persona física o jurídica que no está vinculada de forma estable en una estrategia empresarial común con un prestador del servicio de comunicación audiovisual obligado a cumplir con lo establecido en los artículos 117 a 119 y que asume la iniciativa, la coordinación y el riesgo económico de la producción de programas o contenidos audiovisuales, por iniciativa propia o por encargo, y a cambio de una contraprestación los pone a disposición de UN prestador del servicio de comunicación audiovisual”. El cambio fruto de la polémica consistió en modificar la última frase de la definición para indicar que “los pone a disposición de DICHO prestador del servicio de comunicación audiovisual”De esta forma, con un simple cambio de la palabra “un” por “dicho”, si bien un productor vinculado a un grupo audiovisual no podrá ser considerado independiente si realiza una serie o película para dicha empresa, sí que podrá tener esta categoría si lo lleva a cabo para otras grandes compañías con las que no tenga vínculos. Y todos más tranquilos. ¿Per, que pasa con las productoras participadas con un 19%? Seguirán teniendo la consideración de productoras independientes, con lo que a las prestadoras de servicios les trae sin cuidado el cambiar ese dichoso DICHO, por ese clarificador UN, mientras puedan ir creando productoras independientes que no lo son, pero que los sucesivos gobiernos dicen que lo son. Y los productores tan contentos porque ya sabemos que en la industria de los sueños al final nada es lo que parece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.