AIE: CINE Y BENEFICIOS (1)

Dicen que solo el 10% del cine español da beneficios, y en parte es verdad. Dicen que de las películas estrenadas en el 2018 con un presupuesto superior a los 2M€, 58 de estas películas serían deficitarias si solo dependieran de la taquilla*, y en parte, solo en parte es verdad. Pero, ¿y la otra parte de la parte? Sí, aquella en la cual decimos que este 10% que da beneficios, podría ser más del 50%. Esta, en la cual no es cierto que 58 de estas películas son deficitarias si solo dependieran de la taquilla. Esta, en la cual las películas que nosotros producimos producen un beneficio garantizado a 4 años del 25% en un escenario negativo y más del 50% en un positivo.

Después de leer el encabezamiento de este post, la pregunta que seguramente le viene a la cabeza a más de un inversor que le han ofrecido participar en la financiación de una película a cambio de beneficios y créditos fiscales pero ningún beneficio económico (ya sabemos que solo el 10% dará beneficios y nuestra película no esta entre este 10%), es la de ¿Cómo? y la segunda es la de ¿Y por qué a mí no me lo han ofrecido? pero esta será contestada en un segundo post. Ahora resolveremos el Cómo:

¿Cómo desde Produccions del Primer Cinquena, S.L podemos afirmar que garantizamos un beneficio? Porque nuestra manera de producir se estructura diferente a la de cualquier productor español ¿Por qué? ¿Acaso somos mejores? la respuesta evidentemente es no, sencillamente solo producimos a través de una AIE sin subvenciones.

La mayoría de productoras españolas «montan» la financiación alrededor de las subvenciones del ICAA (Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales), por lo cual las producciones están estructuradas para obtener las subvenciones, no sobre un criterio industrial para generar beneficios, (no entramos en el valor artístico) puesto que los criterios para la concesión de las diferentes subvenciones no lo contempla, para muestra uno botón: Si el productor obtiene un beneficio del 300% sobre la subvención concedida, esta se devuelve, si no, no. Y además este método de producción, no garantiza, en muchos casos, el estreno y en otros ni siquiera la producción de la película: sobre los cincuenta y seis films subvencionados en el periodo 2016-2017, veintiún no llegaron a acabarse y siete ni siquiera a estrenarse.**

Nosotros, al producir a través de una AIE si pedir subvenciones (puesto que estas penalizan a la AIE y por tanto a sus inversores) planteamos la producción en base a criterios industriales desde la idea hasta su estreno en salas, una vez que hemos elegido y trabajado el guion (criterio artístico). Estudiamos el target al cual va dirigido, hacemos una proyección de ingresos tanto a nivel nacional como internacional de las taquillas, elegimos la mejor distribución para nuestra película en función del género, preparamos la campaña de publicidad y calculamos y negociamos el número de salas de proyección y sus ubicaciones (no es el mismo una capital de Provincia, que 20 pueblos de esta provincia), y finalmente buscamos la fecha más idónea para el estreno. Y a partir de aqui, entra en funcionamiento la AIE, que le permite al inversor beneficiarse de las siguientes ventajas: de entrada una bonificación fiscal del 25% para el primer millón, y del 20% a partir del segundo hasta un máximo de 15M, imputación de BIN’s negativas (sobre todo antes del estreno) y todos los ingresos que genere la explotación comercial en todas sus ventanas durante los 4 años de pertenencia a la AIE.

Y de este modo es CÓMO una película producida por P15 da beneficios. En el próximo post responderemos a la otra pregunta: ¿Por qué a mí no me lo han ofrecido?

*,**Fuente: Industria del Cine y el audiovisual en España. Estado de la cuestión (2015-2018)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.