ABOGADOS Y AIE’S,MENTIRAS DE CINE

El otro día hablando con un director de producción me comentaba que por primera vez fue el responsable de una producción que utilizaba una AIE; que si tenia más presupuesto, que si el control era más exhaustivo, etc… hasta llegar al siguiente comentario: “Hicieron firmar a todos los que estaban contratados por la AIE un documento que eximían de responsabilidad a la misma, en el supuesto que hubiera algún tipo de reclamación”. Me lo quede mirando muy sorprendido, él se dio cuenta y se preocupo, para tranquilizarle le dije que por mucho que firmaran despropósitos como ese, no tienen ningún valor jurídico y que, si un técnico y/o actor contratado por la AIE cree que no se ha cumplido con lo pactado, puede reclamar sin ningún problema por muchos documentos que les obliguen a firmar.  

No es nuevo, esa misma situación se vivió en el último Festival de Málaga ,en las jornadas de financiación donde se afirmo, sin ningún tipo de rubor, que a los inversores se les exime a traves de un contrato (sic), de cualquier responsabilidad, derivándola hacia la figura del Productor Ejecutivo (externa de la AIE),  hecho del todo irregular, incluso negando la existencia de la responsabilidad civil subsidiaria.

También se afirmo que la AIE es un vehículo de desgravación fiscal, cierto si da perdidas durante su vida comercial, a la pregunta de que pasaba si la película obtuviera beneficios, ya que desaparece el beneficio fiscal y aparece el beneficio económico, la respuesta fue contundente: “No se preocupe EL CINE ESPAÑOL NO DA DINERO” ,obviando que las primeras 25 películas españolas más taquilleras que aparecen en el ranquing anual, no solo  han recuperado la inversión en su lanzamiento, sino que en el 30% de los estrenos han dado beneficios sin tener que esperar a la distribución internacional que viene a representar el 50% de los ingresos totales de una película.

Seguimos como hace unos años con la aparición de las AIE, un gran vehículo de financiación de la industria del cine que, en manos de según que bufetes de abogados, lo convierten en un instrumento fiscal que como tal no les interesa, bajo ningún concepto,  que la película de beneficios. El resultado es el conocido, películas con unos presupuestos reducidos a la mínima expresión, sin posibilidad de estrenarse con un mínimo de publicidad y salas que nos permitan recuperar la inversión y afrontar con garantías la distribución internacional.

Des de Produccions del Primer Cinquena, S.L seremos beligerantes con dichas practicas  y las denunciaremos, ya que perjudican a toda la industria del cine corrompiendo un instrumento –La AIE- que se creo para incorporar de una manera decidida a la inversión privada para poder competir a nivel nacional e internacional con las producciones extranjeras. Por todo ello, estamos preparando nuestro próximo post sobre las mentiras que existen alrededor de las AIE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.